2 comentarios en “El resurgimiento del Islam

  1. Así es señores: el islamismo después de pasarse siete siglos y medio en la Península Ibérica, saqueando, violando, asesinando y arrasando, ha dejado poco de su influencia cultural salvo restos arqueológicos de construcciones que en alguna medida fueron magníficas gracias a la cultura hispanoromana que existía en la hispania que conquistaron. La verdad es que los habitantes herederos de la Península Ibérica, después de esos siglos de correrías y terror islámico, siguen siendo culturalmente cristianos como antes de la invasión musulmana: y por esto los españoles en los cinco siglos posteriores que han transcurrido tras vencer y expulsar a los musulmanes, han continuado hablando una lengua de origen latino, creyendo en la tradición religiosa bíblica (no en la coránica), teniendo la cruz como su símbolo por excelencia (no la media luna), extendiendo el catolicismo por gran parte del mundo, blasfemando como ninguna otro pueblo y bebiendo vino y comiendo cerdo, entre otras manifestaciones no precisamente musulmanas.

    Tal cúmulo de realidades, resulta una afrenta tan enorme para los hispanófobos de dentro de España y de fuera de España que desde acabó el franquismo están trabajando mano a mano y hombro con hombro por borrar el carácter cristiano cultural con la importación y resurgimiento del Islam en la Península Ibérica, cosa que por el momento van logrado a marcha forzada: en 2017 ya hay en España dos millones de musulmanes censados y procreando a una escala de 5 a 1 frente a los autóctonos españoles que en pocas décadas volverán a ser los paga impuestos y sostenedores de los mahometanos, bárbaros que idiosincráticamente siempre han sido rémoras sobrevivientes gracias a avasallar a pueblos a los que les chupan la sangre, la vida y demás.

    1. Aunque si se profundiza un poco hay que reconocer, que sí que hay en nuestra cultura española hasta el día de hoy, bastante elementos que nos han quedado de los siglos de dominio musulmán en la península Ibérica. Además de la cantidad de palabras de origen arabe que conforman nuestro actual español, están a considerar todas estas otras cosas:

      Por ejemplo, así por encima, le doy algunos ejemplos:

      en matemáticas, la numeración arábiga, el cero, los algoritmos;
      en astronomía, instrumentos de medición como el astrolabio y nociones como el acimut, el zenit o el nadir;
      en investigación física, avances en la alquimia, en la química, en medicina, el alambique, el alcohol, el alcanfor, la costumbre higienista de las abluciones diarias;
      en agricultura y agropecuaria, diversos ingenios como las almadrabas, acequias, los aljibes, las albercas, las norias, el cultivo del algodón, del arroz, de las naranjas y del empleo de su flor el azahar, del olivo, aceitunas y aceite de oliva, de la sandía, de los albaricoques, de los altramuces, de las alcachofas, de las berenjenas, las algarrobas, los alcornoques y la producción del corcho, las azufaifas, el azafrán;
      en caballería e ingenios de lucha, las albardas, las alforjas, las aljabas;
      en costumbres político territoriales, las aduanas, los alguaciles, los alcaldes;
      en gastronomía, el pimentón, el aceite de oliva, el escabeche, el ajo cabañí, las albóndigas;
      y un montón de cosas más como la costumbre y uso de las alacenas, el ajedrez, las alpargatas, las almohadas, las cenefas o adornos, las alcancías para ahorrar monedas, etc, etc.

      Fej Delvahe

Déjenos su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s